¿Qué estoy haciendo yo acá?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Qué estoy haciendo yo acá?

Mensaje por Chelo Capone el Lun Jun 20, 2016 11:55 pm

Este fic está ambientado supuestamente después del fin del rol Eclipse, lo que explicaría por qué en el rol de la taberna Chelsea tenía un cuerpo físico y no sabía acerca del paradero de Chelo. Pero en el fondo es sólo algo que hice para superar el aburrimiento. Más les vale que lo disfruten (?) O al menos léanlo. (??) Después de todo, sin importar las razones, sigue siendo un registro canon de la vida de mi personaje.

Capítulo 0: Prólogo

"La oscuridad rodeaba mis alrededores como nunca antes lo había hecho, pero no era esa típica oscuridad relacionada al mal, sino que era una representación de lo desconocido. De vez en cuando un par de luces hacían una danza amistosa mientras se entrelazaban en mi cuerpo para luego desaparecer, pero lo predominante era la oscuridad. Habían momentos donde incluso parecía que estaba emprendiendo un viaje, pero lo predominante era la oscuridad. Lo único que sabía era que ya no estaba en Maneko, porque lo predominante era la oscuridad.
Ni siquiera haciendo un intento inhumano podía recordar bajo qué circunstancia había ido a parar a un lugar así, pero la interrogante más grande de todas era '¿Dónde están todos?'. Intenté llamar a las personas que había conocido en Maneko, pero nadie respondió el llamado; intenté comunicarme con la voz angelical que solía endulzar mis días sin salir de mi cabeza, pero no había respuesta. Ahora ya no había duda. Estaba completamente solo.

'-Chelsea...-'

De pronto un ruido similar al de la estática de un televisor me despertó. Grande fue mi sorpresa al notar que me encontraba en el cliché más grande de todos los tiempos: Mi cuerpo yacía en una pradera tal y como si hubiese tomado una siesta durante todo un día, mas no podía reconocer el lugar donde me encontraba; este lugar no era ni la Zona 0 ni Maneko, mucho menos Scarlet, mi lugar de origen.

Me levanté con dificultad sólo para descubrir que, aunque este lugar parecía mucho más acogedor, seguía solo, y un espeso bosque parecía ser lo único interesante dentro de lo poco que me rodeaba. Esbocé una leve sonrisa y me dispuse a entrar, mi filosofía actual era que si no podía salir de ese lugar, por lo menos me acostumbraría a él."


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 1: "¿Qué?"

Cuando Chelo se adentró en el bosque sintió como si prácticamente hubiese sido tragado por él. La atmósfera en ese lugar se sentía terriblemente pesada y cada vez que respiraba parecía como si estuviera tragando plomo. Un par de tornillos aparecieron en sus manos y sin borrar la sonrisa de su rostro comenzó a caminar. Actualmente no poseía una ruta ni mucho menos algún pequeño indicio de hacia dónde debía dirigirse, pero, tal y como siempre, decidió seguir su instinto.

De pronto el sonido agitado de las ramas sobre él llamó su atención, pero aunque permaneció quieto por unos instantes nada parecía haber cambiado. Aún así, justo en el momento en que iba a reanudar su marcha, una sombra cayó sobre él junto con un montón de hojas y algunas ramas que cedieron ante la caída. Chelo se levantó con pesadez, pero en ningún momento levantó la guardia, sobretodo cuando notó que quien había caído sobre él era una muchacha de cabello corto y anaranjado.

-A-au...-

-Justo cuando creí que esta historia no podría ser más cliché...- Susurró para sí mismo y luego levantó la voz. -Me alegra que sepas el símbolo del "oro" en la tabla periódica, pero, ¿Por qué caes tan confianzudamente sobre la gente? ¿Acaso no tienes vergüenza?-

-Obviamente no fue a propósito, señor... Lo lamento mucho.- Dijo la chica sin levantarse del piso. Chelo aún no podía ver su rostro, y aparentemente ella tampoco había visto el de Chelo. Cuando se levantó y logró verlo a los ojos su rostro cambió radicalmente, ahora ya no intentaba aparentar madurez, sino que reflejó la poca importancia que le había dado a una persona como la que se encontraba en frente. -Sólo eres un niño.- Musitó con una evidente mueca de decepción.

-¡¿Un niño?! ¡Pero si tú sólo debes tener uno o dos años más que yo, sinvergüenza!-

-No me interesa si aún vas al jardín infantil o a la escuela, los adultos estamos ocupados así que vete a casa antes de que vuelva a caer sobre ti, esta vez con un cuchillo.-

-Oh, estoy temblando.- Y se encogió de hombros. -Pero... ¿"Estamos"?... Hay alguien más aquí, pero no puedo percibirlo...-

En menos de un parpadeo el sonido seco de una hoja que traspasa carne humana interrumpió la tranquilidad del bosque. La mujer que había hablado con Chelo anteriormente ahora había intentado rebanar un árbol, pero eso no era todo. Del árbol cayó un hombre que parecía haber estado escondiéndose todo ese tiempo. -Por fin logro atraparte, condenado bastardo.- Dijo la mujer con evidente sorna ante la mirada desorientada del pelinegro. -¿Cómo demonios...?- Preguntó sin la más mínima intención de recibir una respuesta, sin embargo la muchacha respondió. -Había estado buscando a este hombre durante semanas... Kenny G. Es buscado en 3 países como el principal responsable de una serie de violaciones a niños y niñas menores de edad. Primero las atraía hacia el bosque con diversos señuelos y luego actuaba cuando nadie podía sospechar.

-¿3 países? ¿Hay tantos bosques en este lugar?-

-No es eso. Él mismo era el bosque.-

-...¿Eh?-

En el momento en que ambos dejaron de hablar el bosque comenzó a desaparecer. Tanto los árboles como los arbustos parecían ser atraídos por el hombre que ahora se desangraba lentamente.

-Una ilusión. Entiendo, no es la primera vez que me encuentro con alguien así.-

-Me alegra que entendieras. No hubiese podido soportar explicarte otra cosa.-

-Debes ser el alma de las fiestas...-

En ese momento el hombre se levantó con un gran esfuerzo y apuntó a la mujer.

-Gina... Te lo advertí...*Cofcof*... Te dije que... No me iría solo al infierno...- Y cayó al piso esbozando una leve sonrisa. Muerto.

Como si todo estuviese planeado de antemano, cuando Chelo miró hacia sus nuevos alrededores notó de inmediato la presencia de un nuevo sujeto. Éste parecía mucho más fuerte y resistente que el anterior, ya que no sólo lo doblaba en tamaño, sino que además llevaba consigo un escudo casi igual de grande que él.

-Oye, em... ¿Gina? Mira eso. Creo que no le caíste muy bien.-

-Maldito... Pero claro, debí suponer que era un cobarde. No pudo morir en paz sin avisar a sus amigos.-

-Pero no lo comprendo. ¿Qué gana teniendo apoyo después de morir?-

-Eso te lo responderé yo.- Dijo el hombre, cada vez acercándose más. -Él no sólo era un violador común, a pesar de que su muerte no podría interesarme en lo más mínimo. El hombre que acaba de morir era la carnada para atrapar a tu compañera. Dicho esto... Procederé a actuar. ¡Yo seré quien te asesine, Gina Toscano!-

-Gina Toscano. Lindo nombre, pero, ¿Primero dijiste que la vas a atrapar y luego que la vas a matar? Decídete.-

-Deja de actuar como un idiota y aléjate. Éste tipo es mucho más peligroso que Kenny... Se dice que su escudo jamás ha sido vencido. Su nombre es... ¡Mas Mafucci!-

-Muchas gracias, me ahorras la presentación. Ahora, si pudiésemos terminar con esto rápido sería un alivio.-

Cuando el hombre dejó salir su última palabra Gina se abalanzó contra él como una fiera buscando proteger a su cría, salvo que ahora su cría era, para bien o para mal, su propia vida. Mafucci ni siquiera pestañeó, recibió el golpe de la lanza de Gina con su escudo y la pura fuerza de repulsión la mandó a volar un par de metros hacia atrás. La muchacha comenzó a correr en círculos al rededor del "gorila" y cuando encontró una abertura lanzó un golpe directo y bastante rápido, pero, para sorpresa tanto de ella como de Chelo, el tipo dio un giro mucho más rápido que el ojo humano, deteniendo el golpe de Gina en el acto.

-No lo comprendo... Esa capacidad de reacción debería ser imposible con su tamaño.-

-Hmhmhm, ¿Acaso creíste que mi habilidad especial era mi gran fuerza o mi invencible escudo? No... Esas son cosas en las que he trabajado durante toda mi vida. Mi verdadera habilidad especial es tener el tiempo de reacción más rápido de todo el reino. Me gusta llamarla ¡Piloto automático!-

-Pensándolo bien, tiene sentido. Hay personas que efectivamente suelen tener reacciones más rápidas que las del humano promedio. Y por supuesto que debe ser más monstruoso si es una habilidad especial.-

-Gracias, ¿Algún otro plan?-

-No me preguntes a mí, ni siquiera te conozco.-

Gina volvió a moverse rápidamente y golpeó repetidas veces el escudo de Mafucci, intentando obviamente encontrar alguna debilidad, pero nada funcionaba. Su defensa efectivamente era impenetrable. El sol comenzó a ponerse y Gina no paraba de correr por todos los posibles puntos ciegos del escudero.

-¿Sigues intentándolo con golpes normales? ¿Eres tonta?-

-¿Perdón? ¡¿Acaso oí algo de la boca de un inútil?!-

Ese pequeño lapso de desconcentración de Gina fue aprovechado por Mas, quien sin dudarlo le dio un gran golpe con su escudo. La chica hubiese podido llegar hasta la siguiente ciudad volando si Chelo no se hubiese interpuesto, deteniendo su cuerpo.

-Argh... Todo esto es tu culpa... Maldito idiota...-

-Tranquila, puedes descansar ahora.- Dijo antes de soltarla bruscamente en el piso. -Ya sé cómo podré vencerte, Mas Mafucci. Si los golpes normales no puede dañarte directamente, entonces sólo me queda destruir tu famoso escudo.-

-Lo dices como si fuera simple.- Y soltó una larga risa. -¡¿De verdad tienes tanta confianza en ti mismo, muchacho?! ¡Oh! ¡Es un honor conocer a alguien tan optimista! ¿Podrías quizás darme tu nombre?-

-Lo haré si te derroto, si no lo logro entonces no tendría caso.- Chelo chasqueó los dedos y una supernova apareció detrás de él, la cual comenzó a soltar pequeños meteoros a una gran velocidad. -Meteorregen!-

La estrella creada por Chelo a sus espaldas funcionó como un perfecto farol, pero los meteoros que secretaba ni siquiera hacían retroceder al enemigo. Una sonrisa se dibujó en el rostro de ambos mientras continuaba la prueba de resistencia.

-Te las arreglaste para crear un escudo bastante poderoso... No me molestaré en buscar tus puntos ciegos porque no me cabe duda de que podrás detener mis ataques, pero sí, es un escudo magnífico.-

-¡Es el material más resistente conocido hasta ahora! ¡Podría incluso llegar a pisar tu sombra y no podrías causarme ningún daño!-

-Oh... ¿Mi sombra?...-

Una ampolleta se prendió en la cabeza de Chelo, y en ese mismo instante detuvo a la Supernova sin hacerla desaparecer aún. Su tamaño no era enorme, pero la luz que entregaba era la suficiente como para que la sombra del pelinegro se reflejara en dirección a Mafucci ahora que el sol ya se había escondido.

-Tsar Attack + Dunkleheit Mode: Versión Mina antipersonal!- Gritó Chelo sin borrar la sonrisa de su boca mientras se dirigía corriendo hacia su rival. Cuando llegó a una distancia cercana comenzó a golpearlo repetidas veces con un par de tornillos como si fuesen espadas.

-¿Y para una técnica tan basura usaste un nombre tan largo? ¡Jajaja! ¡Estás empeñado en morir! ¡¿No es verdad?!-

-¡Mejor deberías hacerle honor a tu palabra y ver dónde estás parado!-

No tomó más de uno o dos segundos para que Mafucci notara que estaba parado sobre la sombra de Chelo, la cual desencadenó una explosión por dentro de sus propias defensas y lo dejó con graves quemaduras en su pecho y rostro.

-No resistirás más que unos minutos más con vida, así que seré breve. Mi nombre es Chelo Capone, y siempre que una damisela esté en apuros iré al rescate, aún si es fea o tonta, como la que está detrás de mí.-

-Tú... No sé cómo lo hiciste, pero... Esa clase de habilidad... ¿Qué eres?-

-Soy un Manekiano común y corriente, que no se te olvide.- Dijo finalmente antes de dedicarle una última sonrisa. Acto seguido se dirigió hacia donde estaba la muchacha tirada y trató sus heridas con el [All Fiction]

-¡¿Eh?! ¡¿Puedes curar heridas también?! E-eso es genial pero... ¡¿Por qué no lo hiciste antes?!-

-¿Por qué tienes que gritar tanto?-

-¡Cállate! Será mejor que me digas cómo fue que lo venciste. ¡¿Sabes cuántos murieron luego de pelear contra él?!-

-Esa es una extraña forma de agradecerme por salvar tu vida. Además no es mi culpa. Mejor reza por que el narrador siga haciendo villanos fáciles de vencer.-

-T-tienes razón... Yo... Bueno, mi nombre es Gina Toscano, como debiste haber oído.-

-Chelo Capone. En efecto, lo oí, pero no hace mal una presentación formal.-

------

-¿Por qué siento como si hubiese oído ese apellido en alguna parte?...-
avatar
Chelo Capone
Turista
Turista

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 07/03/2015
Localización : Zona 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.