de vuelta a la ciudad

Ir abajo

de vuelta a la ciudad

Mensaje por nicovepa el Miér Jul 11, 2018 7:52 pm

Se me ocurrió una idea después de que Genaro pasara un pequeño escrito en un grupo de chat, y esta idea nos servirá para múltiples cosas, darle vida a la comunidad, darle más historia a la ciudad y darnos bases para la partida de rol que se está planeando.
Cada quien suba un pequeño escrito que relate algo acerca de su personaje durante su ausencia o inactividad en la ciudad o como en mi caso, su retorno a ella.
Espero ver que ponen y con suerte, esta comunidad volverá a sus tiempos de gloria.


niño, joven y hombre:
Un niño comía una galleta sentado sobre un basurero en un callejón solitario -han ya pasado años desde que llegue… era tan hermoso y vivo este lugar… lástima que ahora somos pocos los que estamos aquí- dijo para sí mismo y salto al suelo, mientras se sacudía las migajas de la ropa escucho un ruido a lo lejos.

Tomo un tubo que se encontraba en el suelo y se puso una gorra con orejas de gato mientras se dirigía a la fuente del ruido.

En el callejón adyacente estaba ocurriendo un asalto, un hombre-gato, alrededor de unos 40 años asaltando a un joven chico-gato de unos 17 con una extraña navaja, modificada con cables pegados a la hoja, aparentemente el hombre quería algo que el chico tenia… ¿Dinero? ¿Joyas? El chico no parecía cargar nada de eso consigo, era bastante normal pese a tener facciones felinas (como la mayoría de los nativos de la ciudad).

-¡HEY!- grito el niño para llamar la atención del sujeto.

El hombre vio al niño, después apuñalo la pierna del chico, el chico quedo paralizado en el momento, al parecer la navaja estaba electrificada, el hombre soltó al chico cuando este quedo inconsciente y encaro al niño al final del callejón, -¿qué pasa pequeño héroe? ¿Quieres salvarlo? Mejor muerde la bala y acéptalo, los usuarios no volverán, cada quien tiene que buscarse la vida-.

-yo sí creo en los usuarios, ellos volverán, no todos se fueron- dijo el niño mientras tomaba un pedazo de madera como escudo.

-la maga solo viene a publicar su historia y vigiar el clima o algo así- el hombre se acercó corriendo con pasos firmes para atacar al niño -¡y el guerrero maya está pudriéndose en su trono!-.

El niño cubrió la navaja con su escudo improvisado -¡es azteca!- en su distracción recibió un rodillazo que lo empujo contra una pared y tumbo su gorra rebelando su cabello verde.

-haaay que lindo, incluso se disfrazó del zorro verde, ojos morados y todo, bonita elección para alguien que cree en los usuarios...- dijo en una vos sarcástica -…te disfrazaste en el vigílate que nos abandonó, uno de los primero en hacerlo- dijo en voz sombría.

El niño blandió el tubo como espada y golpeo al hombre en la rodilla causando que se arrodillara, y luego como si fuera un corte ascendente, golpeo al hombre en la mandíbula –el vigilante que siempre respeto las reglas- el niño tomo distancia.

El hombre envuelto en ira se apuñalo a si mismo con la navaja, el hombre no pareció gritar, sino rugir y su cuerpo brillo de un color azul tenue, después desapareció y golpeo por sorpresa al niño en la espalda con la palma abierta causando que el niño impactara con la misma pared agrietándola.

El niño se despegó de la pared agarrándose la cara por el ¿dolor?.

-¿estas vivo? je- el hombre se paró recto –hay un plan y buscamos ciudadanos con tu aguante-.

El niño se giró y se notó que su cara estaba agrietada como la pared, ¿estaba hecho de piedra? – ¿ha si? ¿Desde cuándo nos odian?- dijo el niño mientras un vapor y luz morada salía de las grietas de su cara, ¿era Nico? ¿Qué le paso? ¿Ahora es un niño hecho de barro?

El hombre se dio cuenta de que hablo de mas, tomo guardia y dio un puñetazo recto a la cara del peliverde, el niño desvió el puño con su escudo y dio una estocada a la garganta de su oponente, este tomo el tubo antes de que tocara su cuello, entonces el niño soltó su escudo y aprovechando el impulso de la estocada salto tomando al hombre de la cabeza, luego el hombre sintió como el peso del pequeño aumento arremetiendo su cara contra el suelo.

El hombre quiso hablar, pero sus fuerzas se fueron cuando se dio cuenta de que con la caída el tubo atravesó su garganta.
-“hay un plan”…- El peliverde ignoro al agresor que se desangraba y corrió para ayudar al joven que estaba inconsciente -parece que volví en buen momento-.


Última edición por nicovepa el Miér Jul 11, 2018 11:37 pm, editado 1 vez
avatar
nicovepa
Turista
Turista

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 06/03/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: de vuelta a la ciudad

Mensaje por Dragon2GR el Miér Jul 11, 2018 11:27 pm

Que tal chicos!!!

Como ya lo dijo nico, esto es parte de aquello que nico comenta, intentar complementar y revivir el foro con el rol que decian. Espero les guste este pequeño relato.


El trono vacío:
Postrado sobre unas escaleras se encontraba agonizante un ente de proporciones cósmicas , aletargado por sus heridas miraba deprimente su triste destino, un hombre de pecho desnudo, un aura impresionante, igualmente herido, pero no mortalmente emergía de las sombras provocadas por las columnas agrietadas y techo perforado resultado del… disturbio.
- Que eres? Se suponia… se suponía la ciudad estaba aislada, olvidada…

La misteriosa criatura se arrastraba débilmente hacia un olvidado trono de oro y madera, enmohecido y devorado por termitas. La humedad del ambiente emergía de una fuga de agua que brotaba de un muro. El oscuro ser encajo sus garras sobre el opaco mármol y se impulso para subir completamente los cinco únicos escalones, cuando un brutal impacto en su cabeza lo hizo desistir de seguir avanzando.
- QUE ERES!!!

Una especie de grasnido salio de la boca irreconocible del moribundo ser, un escupitajo sangre y una plasta de algo asqueroso siguio del sonido. Con unos ojos clamantes de piedad, la sombria criatura miro a su ejecutor, lo señalo y pronuncio algo en un lenguaje tan antiguo que dejo impactado al agresor.
-Repite eso!!

Exlcamo el hombre, pero no recibio respuesta. Una lanza emergia magicamente sobre la mano derecha del guerrero y con esta, el emplumado y negro pectoral de la criatura fue atravezado. La pierna del asesino se apoyo sobre el enigmático ser y retorciendo y agitando la lanza dentro de la herida, se aseguro que aquella cosa no volviera a moverse… nunca.
-Una sombra… las recuerdo… este era uno de tus poderes viejo amigo.

La lanza se desprendio del cadáver y el hombre se quedo quieto, en silencio, observando el trono vacio. La paz perpetua del salon de los dioses habia regresado, el ahora lugubre salon mortuorio que solo servio para mantener el recuerdo de aquellos que lo iniciaron todo, el asiento del que estaba mas cerca de los hombres, vacio como siempre, iluminado de forma magnifica por la luna que atravezaba un domo colocado artísticamente encima de el.

La mirada del antiguo aliado de los dioses se desvio, mientras sus recuerdos viajaban hacia el pasado, hacia sus primeros pasos en la ciudadela, las sombras que vigilaban la ciudad en tiempos tan antiguos, en una epoca sin vigilantes… en la ciudad blanca.
- La ciudad blanca… Maneko?

El hombre sintio un golpe de fervor en el corazón e inmediatamente emprendio una carrera, comezaba a recordar los pasillos, ahora si, durante la batalla contra las sombras no lo habia percibido, involuntariamente ignoro cada detalle, los poderosos guardianes que casi lo mataban lo habian impedido, seres tan poderoso como los vigilantes.
- Los Guardianes Perpetuos - Decía en vo alta -Creaciones del mismo dios que creo la ciudad, sumergidos en un sueño infinito al emerger los vigilantes, si estában despiertos… significa que ya no hay vigilantes, por que…

La penumbra se disperzaba, el exterior esta a enfrente de el, la noche gobernaba, junto a un extraño silencio.
-por que no puedo recordarlo?… como llegue aquí?… por que me atacaron? Es como si algo me hubiera invocado aquí… la ciudad lo hizo?… No lo entiendo…

_________________
Aun no lo entienden, no estoy atrapado con ustedes, ustedes estan atrapados conmigo
avatar
Dragon2GR
Admin

Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 01/03/2015

Ver perfil de usuario http://newmnk.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: de vuelta a la ciudad

Mensaje por Ghostyaya el Jue Jul 12, 2018 2:59 pm

Aprovechando la situación, pues escribo algo rápido para ver si esto crece o no Very Happy ¡Esperemos que sí!

La vigilante silenciosa:
En ese plano donde continuaba entrenando, una mujer de largos cabellos negros se encontraba caminando por las calles de su hogar continuando con su rutina habitual, pues tendría la visita de sus dos... ¿Hijos? Era raro llamarlos así, pero efectivamente lo eran, aunque de diferentes tiempos y mundos. Vaya bronca espacio-temporal en el que estaba, pero no le importaba mucho.

Gracias al Libro de los Rostros, ella estaba al tanto de lo que ocurría con sus viejos amigos y de sus visitas ocasionales para seguir relatando historias de otros universos; pero con algunas situaciones tenía la prohibición de intervenir porque así lo querían sus propias amistades: Medusa, Ab, Nicovepa, Ketzel, Mark... incluso aquél guerrero emplumado del que poco sabía. La última vez que los vio reunidos fue cuando se abrió un extraño portal en el Libro de los Rostros, topándose con todos los cambios que habían padecido y, aunque fue breve, se sintió feliz de verlos y conversar aunque fuera por unos pocos minutos. Aquella dicha se alojó en su renovado corazón y le dio las fuerzas suficientes para seguir con su vida.

Había terminado de hacer las compras cuando sintió una perturbación que le hizo ponerse nerviosa. Con un movimiento rápido de su mano la despensa se desvaneció y con la otra palma abrió un portal que la dirigió rápidamente a su casa, donde Aetheldryd e Ian la esperaban con una extraña sonrisa.

-Te dijimos que pasaría-dijo Aethel, una chica joven de un cabello abundante azabache y ojos azules que la miraban con emoción. Se parecía bastante a Ghost-. Aunque ocurrió un poco tarde, supongo que los viajes en el tiempo alteran de esta manera.

-Y no olvides los viajes entre mundos-agregó ahora Ian, un hombre un poco más grande Aethel pero de ojos color miel y cabello café dorado-. ¿Qué harás?

-Quiero ir-dijo Ghost, sonriendo como si fuera una niña pequeña-. Pero debo avisarle a Iris, Sly, a Scarlett y a ...

-Ellos ya lo saben, Iris te ganó-dijo Aetheldryd riendo-, pero la conoces, ella se está preparando a lo grande, y papá quiere que tu te adelantes-la chica puso su mano en el hombro de Ghost y le sonrió aún más-. Ve.

-Pero, pero...-Ghost continuaba sonriendo, pero no sabía qué hacer exactamente-. ¿Y si...?

-Cálmate, por Dios-Ian río y negó con la cabeza-. Sigues siendo igual sin importar dónde estés. Aethel y yo sabemos lo que te decimos, técnicamente hablando somos mayores que tu.

-Pero yo soy su...-y Ghost suspiró exasperante. Continuaba nerviosa y no perdía esa sonrisa-. ¿Y si se enojan conmigo porque no los he contactado? ¿O si no quieren hablar conmigo? ¿O que...?

-¡Cálmate y respira!-dijeron los dos chicos al mismo tiempo riendo de buena gana, solo que ahora fue Ian el que continuó hablando-. Ya ve, podemos sobrevivir sin ti, lo sabes. Posiblemente nosotros vayamos igual, quieeeeen sabe.

Ghost, feliz, los abrazó y fue por sus cosas, las cuales guardó en la sombra que le había regalado Isa_GT mucho tiempo atrás. ¿A quiénes vería? Al intentar percibir energías notó dos débiles que le aceleraron el corazón y, con otro movimiento de su mano se abrió otro portal que sabía exactamente a qué destino la llevaría. Aethel e Ian la observaban a la lejanía, y se despidieron de ella agitando sus brazos para que le fuera bien en su regreso a la nueva Ciudad Blanca.

_________________
avatar
Ghostyaya
Turista
Turista

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 02/03/2015
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Remember my Name

Mensaje por Slyfersakura el Jue Jul 12, 2018 5:07 pm

n_n Hihipuffyamiyumi, mucho tiempo sin ver a nadie que no sea Ghost por aquí, la verdad pense que habian olvidado este sitio.

Una historia que nunca termino escribió:Un tic, tac solitario marcaba el paso del tiempo inamovible desde su mirador, en la torre de un faro solitario.

En otro sitio muy muy lejano, las risas inundaban el ambiente de una gran casa, los muebles y cada rincón de la elegante estructura eran el enorme patio de juegos de varias niñas que esparcían por todo el lugar su mundo de juegos.
En el aire alentando el juego, flotaba el aroma de un desayuno a mitad de su preparación, en esa casa incluso el silencio se acomodaba acogedoramente en las habitaciones pulcras, un silencio elegante que no le molestaba en modo alguno su contraparte que coronaba esos terrenos, pájaros, insectos y algún animal silvestre mezclaban sus sonidos en la forma de un concierto natural que tenía como estrella vocalista a un arroyo modesto en medio del todo.
-Vengan a desayunar.
Alzo su voz una joven de extraños cabellos en un comedor adecuado para toda una familia numerosa, aunque quien respondió al llamado de esa voz, fueron varias niñas de edades similares.

-Y Senya empujo a No 1, todos estallamos en risa cuando detuvimos a “Madre” y No 1.
-¿Nunca lo olvidaras, verdad?
-Claro que no Senya, incluso recuerda cada cosa que hace Ithiria mal…

Estallaron varias risas en la mesa, bajo la mirada protectora de la única adulta en el lugar el tiempo fluida cómodamente, pasó un rato hasta que llego un hombre alto y con una barba de candado bien cuidada.
-Papá!!!

Entre abrazos y ahora con dos adultos, esta vez la plática que se tuvo fue extrañamente grupal sin incordiar la diferencia de edades.
-Tu papá y yo lo hemos pensado, aún no están listas niñas.
Alzo su mano elegantemente para detener la próxima avalancha de reclamos.
-Pero, después de lo ocurrido con tu tía y tu padre… Creo que es hora de que conozcas un poco de nuestro pasado.
Las niñas emocionadas se miraron entre si llenas de emoción.
-¿Conoceremos Opaló? –Dijo una niña con una coleta de caballo exuberante y rasgos atléticos.
-¿Podemos visitar los museos de ambos, conocer todas sus aventuras? –Exclamo una joven peli morada y de peinado agresivo.
-¿Podemos visitar otros tiempos? –Pregunto una joven rubia con orejas alargadas en punta y ojos celestes.
-Espero saber que paso con Zefir –Expreso una chica de carácter elegante y mirada afilada.
-¿Mamá podre conocer los sitios que visitaste? ¿Papá me llevaras a todos los planetas de nuestro sistema? ¿Podre conocer a mis futuras hermanas?
-Tranquilas, todo se verá, a su tiempo –Complaciente el hombre hablo contento de ver tanta euforia, la mujer no tardó mucho en tratar de calmar los ánimos y después de un momento, pudieron llevarse a las niñas a una parte de la casa donde una puerta las llevo a una habitación tan grande que parecía bodega.
Dentro habían muchos tesoros, o al menos eso parecía, ya que había objetos diversos, unos exóticos y otros comunes, todos acomodados en orden sobre pedestales.
Las niñas recorrieron ese extraño lugar, se decepcionaron al saber que ese era un Simple cuarto de almacenamiento y no una verdadera cámara del tesoro, “Luego conocerán nuestras cámaras secretas, eso si es para sorprenderse”,  y tras varias horas de discutir entre ellas cual sería el primer objeto del que preguntarían, pues cada uno representaba una aventura o mundo diferente, se decidieron por el mas vistoso.
Una corona de oro, plata, platino, en medio de otras coronas, destacaba por brillar y poseer un extraño brillo blanco, todas salvo la hija se veían emocionadas, esta última miraba con molestia las coronas.
-Perfecto, vengan, les contare una buena historia.

Tras acomodarse todos alrededor de una chimenea, con sillones tan cómodos que podía uno dormir en ellos, miraron un libro lleno de fotos, muchas de ellas increíbles para ser ciertas.
-Bien, esto ocurrió después de perder mis poderes en un mundo no muy lejano…


Horas después y con el manto de la noche, las niñas estaban dormidas arropadas en esa sala a lado de la chimenea, el hombre las cuidaba mientras veía a la mujer levantarse.
-Cuídate. Grabare todo para que las niñas vean todo. Salúdame a Yaya.
Con un tierno beso se despidieron.




Un barco zarpaba en la oscuridad, de una curiosa ciudad habitaba gente gato, humanos, lunarians, gente que había escapado del PostEclipsis y fundado un sitio tranquilo, una buena vida se les ofrecía y por eso muchos miraban extrañados al solitario barco que salía del puerto.
Todos sabían de quien era, el Veloceleste, era un barco insignia que significaba aventuras, cada partida llenaba de angustia muchos corazones, pero siempre su regreso prometía tesoros, misterios e historias de lugares inimaginables.
Su tripulación tampoco era un misterio, nombres famosos como la capitana Lily, audaz y valiente como toda su familia, enfrento a la legendaria parca, a quien gano un tesoro y de quien se hiso amiga, su hermana mayor CUL, era no solo famosa, era una heroína, salvo una ciudad entera y lucho contra monstruos…
El barco partía y con las primeras luces de la aurora un viejo faro tiño una extraña campana, desapareciendo la nave en una extraña niebla. Algunos juraron verla desaparecer, otros que esta se elevó por los cielos o se sumergió en el mar.




-Es este mes…

La nave veía tierra después de varias horas de viaje.
CUL; ¿Por qué no usaste tus poderes? Te hubiera costado menos de un segundo llegar.
-Llegue aquí sin poderes y sin poderes llegare esta vez, además hoy vengo sin títulos, ni nada
–La mujer vestía un uniforme rojo con una elegante capa y accesorios igual de extraños que esa nave voladora. Además siempre vengo a visitar la ciudad en silencio, pero se acerca ese día del año.
CUL: Entonces, por eso trajiste las rosas… creo que es bonito que aun los recuerdes, pero no deberías hacer esto si aún tienes una pelea contra monstruos gigantes en otro mundo.

La mujer de rojo vio la expresión enojada de su amiga sin dejar de sonreír.
-Lo sé, pero planeaba escaparme un rato, además suelo encontrar a gente por aquí que son como yo… visitantes fantasmas…
Con un suspiro termino la conversación.


El hermoso barco se desplazaba por el aire elegantemente, a su paso la ciudad se encendía, viejas reliquias de un pasado distante se preparaban para recibir a la nave, un viejo protocolo para naves voladoras.
Sakura se reía al pensar que nadie sabía las aventuras que en secreto ocurrieron en ese lugar durante bastante tiempo, escasos y con solo un compañero se divirtió explorando la ciudad, lo divertido era cuando encontraban edificios abandonados y acampaban en ellos.
Incluso había toda una sección que fungía como ciudad fantasma, la podía ver a lo lejos, no hace más de un mes y medio había encontrado un bonito rascacielos vacío que sirvió para poner ahí una casa mágica,
El barco atrajo la atención de la gente, con obvia atención en sus banderas, y su habilidad para que viejos aparatos volviesen a funcionar como si nunca nadie los hubiera apagado.
-Fijen el rumbo a la Piedra Memorial. Preparen el cañón de fiestas.
Y así como rompiendo su tradición anual de entregar una rosa, en secreto, esta vez, con pompa y platillo un barco descendió del cielo, del cielo caía una lluvia de pétalos de rosa, una fanfarria y una ceremonia improvisada no tardó mucho en congregar a bastante gente.
Pronto, con una pequeña multitud reunida, vio sorprendida la ceremonia de la piedra memorial, donde ese monumento negro obsidiana, recibía una rosa, pronto la gente del barco bajo varias rosas y en poco tiempo esa plaza se llenó de un jardín.
Pero lo que más sorprendió fue ver quien era la persona que encabezaba ese singular acto, capa roja, cabellos de fuego, ropas listas para una aventura y en su cinto varias armas legendarias de diferentes viejos habitantes de la ciudad.
Los ojos iridiscentes, recitaron las mismas palabras que hacia tal vez 7 o quizá 70 años, pronunciaba.
-Van pasando los años y yo aún continuo aquí… se marcharon mis amigos y llegaron muchos más, todo ha ido cambiando y yo aún continúo igual… Me valla mal o valla bien, siempre sabrás que aquí estaré…
Con esas palabras alcanzo los corazones de las personas, algunos vitorearon, otros humedecían sus ojos, era la conocida profecía de maneko, y quien les hablaba era la profeta, guardiana de la historia, campeona y dueña de muchos títulos más.


Una fiesta se celebró en la plaza, bebidas, comida, juegos y monos armados con armas eran las atracciones del lugar, aprovechando la distracción, Sakura escapo, quería reunirse con cierta persona, a paso veloz paso entre conocidos callejones, atajos y calles que conocía como la palma de su mano.
“Es la primera vez que te veré aquí después de mucho tiempo”


Última edición por Slyfersakura el Lun Jul 16, 2018 7:42 am, editado 1 vez
avatar
Slyfersakura
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 02/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: de vuelta a la ciudad

Mensaje por Antimark el Sáb Jul 14, 2018 9:54 pm

bueno aqui va la mia

Yamiko, la singularidad oscura:
el viento soplaba con calma, se podia escuchar la brisa entre las hojas de los arboles fuera de aquella mansion, en el patio trasero lograba oirse una batalla, gruñidos feroces de una bestia y los jadeos de agotamiento de una chica joven.
"Mas rapido! usa tus instintos como te enseñe yamiko! no pienses solo actua!" decia el joven de chaqueta oscura y bufanda verde observando la pelea.
"e-eso intento padre! pero es dificil!! a-aun si es banken aun temo!" gritaba la muchacha esquivando junto a su espada enorme al mencionado banken, un cancerbero de gran tamaño.
"despeja tu mente! usa tus instintos, tal como hiciste con tu madre, deja que todo fluya!" mencionaba el padre de la muchacha conforme observaba atentamente.
Aquella muchacha escapo un golpe del cancerbero y lanzo una contraofensiva, pero aquel bestia ya estaba preparada para ello, por lo que la invistio devuelta lanzandola contra un arbol.
"ok banken! es suficiente! ve a descansar" grito el padre de la muchacha y la bestia inmediatamente se poso sobre tus patas y se recosto sobre el cesped dejando ver el fastidio de su rostro.
"yamiko....debes especializarte mas....aun tienes mucho que aprender" -dijo el.
"p-perdon padre, pero estoy lista! ya veras que si!"
"hum..." -. el muchacho guardo silencio por un momento, hasta que su expresion dio un vuelco mas serio, como si algo lo hubiera perturbado.
"esta bien yamiko... te dare una oportunidad... iras a la ciudad blanca, te dare los detalles para tu viaje adentro, ahora...dale las gracias a gitano..."
"si...padre..." -. la muchacha observo su espada de gran tamaño, que traia una cadena cerca del filo, tras limpiarla un poco dijo: "gracias por ayudarme"
y asi ambos fueron dentro de la casa, para discutir sobre esa mision que el padre de aquella muchacha mencionaba...
avatar
Antimark
Turista
Turista

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 01/03/2015
Edad : 23
Localización : La antizona

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: de vuelta a la ciudad

Mensaje por gianluktb el Dom Jul 15, 2018 10:07 pm

Bueno, me sumo a la idea, veamos hacia donde llevan esto
Spoiler:

Ciudad de Maneko. Callejón 37. 07:48 AM
La primera señal de vida en el callejón fue un suave zumbido, luego un flash de luz que se filtró por entre las ranuras de una tapa de alcantarilla. Un puño golpeo dicha tapa desde abajo y la propulso en un arco hasta que aterrizo abollada a unos metros de distancia. -Donde... esto no es Wraeclast. -Dijo un hombre asomándose por la boca de alcantarilla. Llevaba la cabeza calva y una barba castaña rojiza. Miro hacia los lados y olfateo un segundo el aire. -Maneko? Pero... -Subió un poco más, asomando el torso por la boca de alcantarilla y liberando los brazos. Saco un mapa viejo y manchado de uno de los bolsillos de su chaqueta y se puso a examinarlo. Mientras estaba en eso una criatura similar a un ave se escapó por la boca de alcantarilla y se posó en un barrote de una escalera de incendios cercana. Luego de un par de segundos el sujeto se dio cuenta de lo que estaba mal, rasgo con cuidado uno de los bordes del mapa y descubrió un pliegue que se había quedado pegado. -Aaahhh... entonces... bien, nos vamos. -Se disponía a volver cuando se dio media vuelta a ver a su compañera. El ave estaba viendo en dirección a la calle que conectaba con el callejón. Ahora que ambos estaban quietos, volvía a reinar el silencio. -Oh venga, no hay nada que hacer aquí. -El ave volteo y fijo la mirada sobre él unos instantes. -Aquí ha de ser entonces.

El ave alzo vuelo y se perdió en la inmensidad del cielo. El hombre salió del todo de la alcantarilla y hasta la calle, una vez allí saco de su cinturón lo que parecían ser cuatro municiones y las arrojo al aire. Las municiones se expandieron y reformaron hasta convertirse en pequeños drones.

Spoiler:

--------------------------
ID GIANLUKTB
CONFIRM g<JjDL`\a\pQy<uY%X^q>guSR7}TS)HQU8Q.aM&]v*HS5S}t{]
--------------------------
ACTIVAR DRON 31 A 35
--------------------------
-D31
--ORDEN RECUENTO VIVIENTES
---TAMAÑO 0.2 > 8
--CONFIRMA M`9NA-zk"x+sD)B3cB4.tW"Xk:+Q4=(?
-D32
--ORDEN GENERAR MAPA
---RANGO 200K
--CONFIRMA @q,}5~"cza{aQZr"8%&aACMDa6TG=M<"
-D33
--ORDEN RANGO DE ALERTA
---OBJETIVO GIANLUKTB
---RANGO PELIGRO 0.5
---RANGO ALERTA 100
--CONFIRMA EM9$VP3]>x;3q"h)JBu'/"Eb3LcX(Swd
-D34
--ORDEN EN ESPERA
--CONFIRMA /MSyujAC;ss?{tex`V4Nhj'?2?U+t(3[


Spoiler:
Cambie un poco la imagen de mi OC tomando como base uno de mis personajes en otro juego.
avatar
gianluktb
Turista
Turista

Mensajes : 96
Fecha de inscripción : 07/03/2015
Edad : 22
Localización : Aqui... creo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: de vuelta a la ciudad

Mensaje por galahippo el Jue Jul 19, 2018 10:26 pm

No se me ocurrio nada mejor.
Esperando.:
Era bien sabido que no tenia un proposito fijo en este universo, al principio habia decidido ocupar el lugar del devorador del mundos en esta realidad, pero mas temprano que tarde se dio cuenta de que no era necesario, los lugareños se lo dejaron muy claro al cuasi matarlo en un intento por devorar su mundo, tras eso sufrio muchos cambios, se convirtio en un monarca, en un desertor, en un vigilante, una hembra, y por ultimo en un general, habia perdido una batalla mental en un lugar mas haya del tiempo y el espacio con la temible emperatriz Iris Larcoballeno, paso muchas guerras bajo su mando y al final ella habia partido a un lugar mas alla de su alcance, se habia quedado sin un propoisito, pero eso habia llegado a su fin.

En algun lugar extraño, donde el tiempo y el espacio se conectan, una mujer esperaba serena.
"El momento se acerca
avatar
galahippo
Turista
Turista

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 02/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: de vuelta a la ciudad

Mensaje por Tetsuya el Dom Jul 22, 2018 1:26 am

BOOM! un nuevo comienzo parte.

NUEVA Y SIMPLE VIDA:
Todos los días era lo mismo, investigación tras investigación, experimento tras experimento, desarrollo tras desarrollo, creación tras creación. Mis hijos seres a los cuales di vida hace algún tiempo a partir de mi ADN humano y alguna que otra criatura, estaban desesperados pues la rutina y mi diario vivir se tornaban aburridos. Habían sido 5 años maneki desde la separación con mis amigos, para mi habían sido 50 años. Solo pasaron 25 años cuando me hice consciente de mis otros Yos, mi ser había alcanzado un extraño estado de pandimensionalidad era capaz de intercambiar mi cuerpo con mis otros Yos, yo era el único en un muchos universos a excepción de algunos entre ellos se encontraba Telathuxa, una versión más maternal y humana de mí. Los otros Tetsuyas, aquellos que no hacían parte de mi nuevo yo, y yo llamamos a este fenómeno como “Unidad pandimensional”.

—Todo ese potencial, en tan solo uno de nosotros es… es… demasiado, no lo crees Sarmand?—pregunto Telathuxa quien observaba a un tipo con vestimentas similares a las de ellas pero de un color negro.

—La verdad, creo que él ya se ha dado cuenta.

Así fue, mi condición actual desbloqueo todo el conocimiento de mis otras contra-partes en mi, los conocimientos y experiencias que vivieron se convirtieron en mis experiencias, mi sed por el conocimiento había sido eliminada. Un Tetsuya sin si sed es como una abeja que ha usado su aguijón y solo puede esperar la muerte. Pero no fue así, pues en lo que para mi se había convertido en una vida sin gracia y sin propósito llego un evento, algo que solo la ciudad blanca podría darme, fue entonces cuando la conocí una chica en forma astral que respondía al nombre de Telsa Gloom, una chica que llego a hacer lo imposible por sus amigos y quien fue recompensada por el destino cuando desvelo los secretos de su pasado. Mi interacción con ella era para ayudarla a regresar a su mundo. Lo primero que hice fue sellar su forma astral en un cuerpo fabricado, y como esas comedias románticas que existen una cosa llevo a la otra. Todas mis teorías sobre como regresarla a su mundo terminaron como intentos fallidos, cosa que representaba un reto para mi, era como si su mundo no hiciera parte de este multiverso. Habían pasado años y eramos aun mas cercanos, ella se había convertido en la figura materna que nunca tuvieron mis hijos, ellos la adoraban y para ser sinceros yo también. Ella me devolvió algo que pensé haber perdido para siempre mi chispa, mi esencia, la sed por encontrar la solución a los problemas, hasta cierto punto fue imposible para mi no darme cuenta, era amor, yo la amaba.

—Telsa—dije mientras miraba sus ojos violeta—, no se como decir esto.

—Solo dilo tonto, no es como si no supiera lo que me vas a decir.

—¿Enserio?—la mire sorprendido.

—Vamos es obvio, vi esa mirada en los ojos de los esposos de mis amigas—dijo Telsa mientras tomaba mi cubre bocas y lo retiraba—, y si acepto ser tu esposa.

—¿¿ESPOSA?? Pero si solo te quería ofrecer un noviazgo.

—¿Noviazgo? Tus hijos me han llamado madre desde hace mas de dos años, creí que eso lo hacia oficial.

Era perfecta y tan sagaz nos conocimos hace cinco años y aun así esta llena de sorpresas, pero entonces llego ese maldito día, el día de nuestra boda el día donde simplemente desapareció. Fue mi obsesión tenía que encontrarla, no yo ya sabia donde encontrarla, simplemente tenia que encontrar la manera de llegar allí, tenía que volver a verla, hablar con ella, abrazarla y besarla, pero mis intentos fueron fallidos una y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra y otra vez. Nada era igual nada era tan simple, todo era vació, simplemente me sentía incompleto, simplemente me sentía inútil, fue entonces cuando note algo de mi unidad pandimensionalidad, ya no estaban, perdí mi mejor forma, lo sabia si no pude cuando lo tenia todo, no podría ahora que no tengo nada. Mis hijos tomaron lo que quedaba de mi, un cascaron vació de impotencia y frustración y lo depositaron en una cápsula de hibernación. Ya no subía a la Ciudad Blanca, ya no hacia nada, solo me quedaba en aquella cápsula esperando y recuperándome.

Los años pasaron y yo hibernaba hasta que mi laboratorio y las tierras circundantes eran absorbidas por una cegadora y radiante luz, yo solo esperaba mi fin había vivido lo suficiente y mis hijos hace tiempo que habían abandonado este lugar, les ordene que fuesen a la Ciudad Blanca y la habitaran como mis amigos lo habían hecho hace algún tiempo. No pude evitar recordar a mis amigos 2GR, Leomax y Nico, carajo hasta extrañaría a TheElite………………

—Des…rta…tsuy.!!!—casi inaudible—, con un demonio Sigurd despierta que no reconoces mi voz.

—Jamas la olvidaría—respondí mientras mis lágrimas brotaban de mis ojos tal cual bebe.

Estaba en su mundo, no nada de eso, estaba en su multiverso. Una nueva vida me esperaba, una vida junto a ella. Los años pasaron y como era de esperarse tuvimos hijos, ella dio a luz por supuesto, he vivido en paz durante mucho tiempo junto a mi esposa Telsa y mis hijos los gemelos Björn e Ivar y mi hija Hel todos diestros en magia y ciencia. Pero entonces cuando volví a la cúspide de mi felicidad aquel estado que había perdido hace muchos años volvió la Unidad Pandimensional y con ella un sensación familiar, la sensación de ser llamado por una entidad que siempre me ha acogido.

—Ella llama Telsa— le dije a mi amada espeso mientras a mis espaldas se formaba un circulo de luz.

—Ella siempre los llama a sus primeros habitantes y tu eres el ultimo de ellos.

—La ciudad blanca me reclama, no—afirme—, nos reclama a nosotros a nuestra familia.

En un segundo mi esposa, mis hijos y yo estábamos en mi laboratorio donde guardaba el dispositivo que nos llevaría a casa, a la ciudad de luz, a la ciudad de la suerte a Ciudad Maneko.

NOTA:
1 año Maneki (Tiempo de la ciudad Maneko) = 10 años en el laboratorio de Tetsuya = 5 años en el otro multiverso
Tiempo que transcurre en esta historia 6 años Maneki = 60 años Lab = 30 años OM
avatar
Tetsuya
Turista
Turista

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 03/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: de vuelta a la ciudad

Mensaje por AbdielGames el Mar Jul 24, 2018 4:58 pm

Sooo...yep, aqui esta.


De vuelta a casa:
La nieve caía con fuerza, cubriendo todo lo que se encontraba alrededor dejando un manto aterciopelado blanco, era una noche clara, cubierta por un cielo azul reluciente, sin ninguna nube, una luna que a pesar de estar en fase media, aun iluminaba todo el sendero de la montaña.

Los árboles, fuertes robles con nada más que sus ramas congeladas congestionaban todo el sendero de camino hacia la cima, el sonido de la tranquilidad era interrumpido por el crujir de las ramas, el inhóspito gorgoteo de un líquido espeso que caía sobre la blanca nieve y el quejido acelerado de un individuo, este se tambaleaba y chocaba con casi todo árbol que se le pasara, subía el sendero a toda velocidad tanto como sus piernas le permitían, dejando detrás de él, las huellas y un rastro rojo en una cantidad alarmante, llevaba una capucha con capa que le llegaban hasta la parte trasera de las rodillas, era de color violeta oscuro que cubría tanto su cabeza como su rostro, este giraba sobre sus hombros observando el rastro, esperando que un depredador no lo estuviera siguiendo, tocaba constantemente su brazo izquierdo del cual brotaba la sangre, salpicando el suelo y los arboles por los cuales rozaba.

Cerca de 15 minutos de caminata, al final del sendero diviso una gran silueta inmóvil, alzando la vista para ver mejor y avanzando lentamente por el empinado sendero, la silueta se transformaba lentamente en una pequeña mansión, no era más grande que 3 estadios de tenis, oculto en la fría y tormentosa noche, aun se podían ver luces desde las ventanas de cristal a los costados y al frente, el encapuchado se acercaba a la puerta, luego de echar una última mirada hacia atrás y luego con el brazo bueno tocaba la puerta, no ocurrió nada al principio, toco otra vez, esta vez se abrió.
-¿Sabes qué hora es?- Bramo una voz al abrirse a la puerta lentamente – Son más de las 3 de la mañana, está nevando y… ¿estas herido? – Pregunto el individuo, al abrirse parcialmente se podría apreciar a un sujeto bastante alto, no aparentaba más de 30 años, el pelo lacio con una coleta, negro y piel pálida casi tanto que se podía confundir fácilmente en la nieve, ojos color miel y llevaba lentes de media luna, vestía el mismo modelo de capucha que el ensangrentado, pero de color crema diferente al tono de su piel, parecía molesto, pero preocupado al mismo tiempo.

-¿Me dejaras pasar o congelarme aquí afuera?- Preguntaba el recién llegado con quejidos, a pesar de herida, preguntaba con aires de burla, como la herida no importara.
-…Pasa- El pálido se alejaba de la puerta, en un principio daba la impresión de que se cerraría, pero a los segundos esta se abría de par en par y para no sorpresa del recién llegado, esta se abría sin tocarla, ya que el pálido ya estaba a una distancia moderada.

– Mira que llegar a estas horas y herido.

–Hey, solo es una flecha.

– ¿Una flecha? –Se giró y con aire de indignación le reclamo- Eso es más que una flecha…

–Maestro… no lo olvides… prefiero ese nombre ahora.

–Bueno si… maestro –Corrigió- Eso parece ser más que una simple fecha – Seguía con los ojos al ensangrentado, el cual al entrar en la mansión se sentaba en un sillón cercano de color vino brillante el cual daba frente a una chimenea, había llegado a lo que aprecia ser la sala de aquel lugar.

La mansión lucia más grande desde dentro que desde afuera, las paredes estaban pintadas de un color marrón vivo con detalles de flores doradas, los muebles eran del mismo color, vino brillante, hechos de madera que daba un tono oscuro.  

En las paredes estaban algunas vitrinas brillantes de color plata, dentro de ellas habían fotografías, todas de diferentes individuos, cubiertos sus rostros con capuchas con capas de diferentes colores, a pesar de que a los demás se les notaba la nariz o la boca, el que se hacía llamar maestro no, por más que se intentaba mirar incluso ahora, siempre había un negro espectral que ocultaba muy bien su rostro.
En lo alto de la chimenea habían trofeos de criaturas de lo más extrañas, algunas más grandes que otras, sin dudas eran trofeos de caza, eran 3 cabezas, 2 a los costados y en el medio, una de las cabezas era una criaturas cuya piel era gruesa, grasosa y ceniza, tenía cornamentas y 3 ojos, uno de los cuales en el medio estaba reventado con una daga que aún estaba incrustada. La otra era la cabeza de un pájaro, las plumas eran de color verde metálico y rojo chillón, tenía el pico con marcas de arañazos y sangre seca. La del centro no más grande que las demás, sus orejas eran puntiagudas y le sobresalían 2 caninos, su piel era flácida y rojiza, lo más extraño era lo que aparentaba ser barba en el mentón, un pelo de color plateado que resaltaba a la vista.

El suelo no era más extraño que la pared, todo el lugar estaba forrado por una alfombra de color turquesa, con detalles de color negro y cian brillante, resaltando lo que parecía ser en el costado de las mismas palabras escritas en un idioma extraño.

El piel pálida se acercaba a una estantería de madera, dentro de ella habían varias botellas de licor, se dispuso abrirla y sacar una de ellas junto con 2 vasos de cristal, para luego acercarse al que se hacía llamar maestro, empezaba a servir el contenido de la botella en los 2 vasos, sin hielo, acto seguido tomo el fondo de ambos vasos, no pasaron más de 4 segundos, cuando ambos vasos pasaron a estar en un estado de congelado, como si pasaran toda la noche en la tormenta de nieve, había por así decirlo congelado el cristal, le paso el vaso, ofreció al maestro uno de los vasos y este lo tomo sin dudar, tomo del licor, no se observó su boca, toda la acción quedo oscurecida por el manto negro espectral de la capucha.

Se quedaron unos minutos en silencio, donde solo se escuchaba la madera de la chimenea quemarse y el ligero goteo de la herida, parecía que ya empezaba a cuajar, cuando el pálido rompió el silencio.
–Y bien– Pregunto –Me dirás al fin, donde has estado… y como paso… eso.

–Hierro Galiano– Respondió sin inmutarse.

El rostro del pálido paso del enojo, a preocupación y ligero terror – ¿Hierro… Galiano…? ¿Ósea que estaba en las minas?

– Así es… y como sabrás no fue fácil, esos arqueros son buenos, Galilianos, ya los conoces, pequeños, oportunistas, tradicionales, demasiado, no quería que me acercaraAAAAAH! – Emitió un grito de dolor.  
La flecha había salido del brazo, pero esta por arte de magia, estaba levitando en el aire, el cual se acercaba lentamente hacia el pálido, el cual extendía una mano para tomar la punta de la flecha, la otra estaba en su regazo, con el dedo índice levantado, haciendo el típico gesto para que alguien o algo se acerara, al parecer se le hacía señalas a la punta de la flecha, la cual se posó lentamente en su mano, la levanto para examinarla.

– ¡Pudiste advertirme antes no crees! –Bramo enojado-

– Igual que usted al salir de aventura ¿no cree? –Respondió sin apartar la vista de la punta de la flecha, era de un metal grisáceo, brillaba al contacto con las llamas.

– Sabes que no me hubieras dejado oh sabes que querías ir ¿no es así?

– Lo admito – Confirmaba –Nunca eh visto a Galilianos tan de cerca… y más a algunos con armas tan… obsoletas.

– ¿Obsoletas? ¿Qué quieres decir?

–Son antiguas, armas rupestres, a juzgar con la forma claro… -Finalmente bájala la vista y se dirigía a el- Entonces… ¿la tiene?

Con la mano herida metía está en el bolsillo de la capucha, al sacarla, se podía observar una roca que brillaba tanto una bombilla, de color azul, su forma era ovalada, pero irregular, no era más grande que el puño de un niño y tenía marcas rúnicas en un costado.

–Entonces… si era cierto, la última piedra de tele transportación, fascinante, eso quiere decir.

– Así es mi querido Milos- Aun detrás de la capucha, aunque no se podía distinguir nada de su rostro, por un segundo Milos podría jurar que vio sus ojos iluminarse de alegría. –Daremos un pequeño tour por la ciudad blanca, Maneko.

– ¿Debo de despertar a los demás?

– Claro, nos iremos al amanecer y no te preocupes por la herida- Sin inmutarse, pequeños destellos de color rojo parecidos a rayos, surcaban por el brazo del maestro, alrededor de la herida, la cual paraba de sangrar y se serraba. –Ya ha sanado.
*****************************************************************************
La mañana siguiente, a eso de las 7 de la mañana, la tormenta había cesado, el sol se posaba sobre la sima de la montaña, abrasando el manto de nieve que había caído esa misma noche, derritiendo lo que queda en las ramas y las estalactitas que se habían formado.

Frente a la mansión a unos pocos metros 3 personas formaban una fila de forma horizontal, se llevan el mismo conjunto que Milos y el Maestro, pero de distintos colores y tapados para evitar el frio. A sus espaldas traían, maletas y bolsas de tela y uno que otro cofre.

El más pequeño llevaba la capucha de color azul turquesa, se notaba que tiritaba del frio, se frotaba las manos y soplaba en un intento de obtener calor.
– ¿C-creen que ta-tarde demasiado? –Preguntaba, con un claro tono de estar sufriendo un frió infernal.

El que le seguía trataba de mantener la compostura, llevaba capucha de color verde claro, lo poco que podía observarse de su rostro, es que era pecoso, blanco y enrojecido por el frió.

–No lo sé –Respondía, su voz era femenina, aguda, resoplaba cada tanto, intentando aguantar el frió.

El último no se inmutaba, era alto, robusto y corpulento, tu piel era café y llevaba guanteletes de color dorado, estaba cruzado de brazos, por el frió se podía distinguir su respiración.

– ¿Qué creen que será la misión el día de hoy? – Su voz era grave, bastante, infundía respeto y calma, como tratándose de ser el más cuerdo.

– N-no lo sé –Respondía- P-pero mientras no sea n-no sea l-lejos de acá mejor.

–Y lo será querido Galet- Detrás de ellos, milos se acercaba con unos pergaminos y un libro antiguo, viejo y se le caía la cubierta, la cual era de color chocolate oscuro, a su lado estaba el maestro, este se juntó se colocó frente a los encapuchados, todos al verle trataron de colocarse en posición, brazos y piernas rígidas y pegadas al cuerpo.

–No era necesario, ¡descansen! –Ordeno- Bien, buenos días alumnos… la razón por la que los cite acá, es para hablar de 2 cosas, uno… no habrá misión…durante un tiempo.
Ninguno de ellos emitió ruido, pero se notaban extrañados. ¿En época de caza de monstruos, no habrá misiones? Ese era su oficio, cobraban por ello, el lugar donde estaban les daba una jugosa paga por ocuparse de los monstruos que ellos no podían enfrentar, ya sea grandes o un mal pequeño.

– Ya se… pero ya lo anuncie al comisionado, aceptaron naturalmente, dejaremos que los demás se ganen la oportunidad –Ninguno objeto, aun así la noticia los tenia abrumados –La segunda cosa por los que los tengo acá… es la siguiente… creo que, como saben, no nací en estas tierras, soy lo que ustedes llamaron en un principio llamaron extranjero, creo también recordar… el nombre de donde provengo… -Empezó a andar de un lado a otro, con la cabeza baja y llevándose lo que pensaban la mano a la barbilla.

– De Limunia Señor. – Respondía la voz femenina.

– Correcto –Confirmaba, aun sin quitarse la mano de la barbilla, aun con la cabeza baja, sin mirar a la chica. – Pero eso es solo mi lugar de nacimiento… ¿dónde me había criado?
Nadie respondió, todos se quedaron pensativos, tardaron uno 30 segundos antes de que el maestro retornara para hablar. – No hay problema si no lo recuerdan… su nombre es Maneko… la ciudad blanca.

– Esa ciudad… ¿no está deshabitada? –Se aventuró a preguntar Galet.

– ¡Galet! –Bramo la chica-

– ¡Pero es la verdad!

– No dice mentira –Dijo el más grande – La ciudad ha estado poco poblada desde hace mucho… ¿Por qué ir hay?

– Digamos que, he querido darles un tour, tómenlo como unas pequeñas vacaciones.
Mientras, Milos realizaba círculos y trazaba símbolos en la nieve, se detenía para leer algunas páginas del viejo libro y retornaba la acción.

– Pero… ¿cómo llegaremos? ¿No está a 2 océanos de acá? –Pregunto nuevamente la chica.

El maestro sacaba la piedra, todos se quedaron impactados al verla.

– S-Señor e-eso es –Pregunto titubeando Galet.

– Así es. -Confirmo-.

– ¿P-Pero cuando la consiguió? –Pregunto.

– A noche. –Dijo –Y podremos irnos, ahora.

– ¿Ahora? –Dijo el más grande.

– Si. –Se apartó para señalar el círculo que estaba trazando Milos. –Por eso les pedí que buscaran sus pertenencias, tanto como para un viaje largo, así que creo que todos deben ponerse en posición- Les daba la espalda para acercarse al centro del circulo y colocar la piedra en el, luego se colocaba a la izquierda de milos.

Los 3 se apresuraron a tomar sus pertenencias, se acercaban entusiasmados al círculo.

– Todos coloquen alrededor, será un viaje corto y largo al mismo tiempo. -Informaba Milos.

Estos obedecieron y se colocaron alrededor del círculo, la piedra brillaba con intensidad, aun al ser bañada por la luz del sol mañanera, el circulo se conformaba de otros más pequeños y tanto alrededor como fuera de este lo conformaban unas runas.

– Hay que ser rápidos, la nieve cubrirá y borrara el círculo. –Volvía a informar. –Así que todos, están listos.
Con cierta euforia y nerviosismo asintieron.

Al confirmar que estaban listos, Milos producía un conjuro inentendible, la piedra con intensidad, bañándolos con la luz de color azul que era más intensa que el sol en ese momento, esta empezó a levantarse frente a todos, luego de eso una luz cegadora se produjo, tanto Galet, como los demás, sintieron como si una mano invisible los tomaba y los elevara en el cielo, no podían ver a nada ni a nadie más allá de sus narices debido a la luz, tardaron unos segundos así, luego, sintieron que chocaron contra el suelo, los 3 cayeron a este, como si hubieran tropezado, sintieron el suelo de tierra, sin dudas ya no estaban en esa sima nevada, con dificultad lograron abrir los ojos, tratando de divisar algo, todos se llamaron entre sus nombres y estos respondieron, al igual que Milos y el maestro, que se escuchaban sus pasos alrededor de ellos.

– ¡Diablos! Esa cosa me cegó. –Dijo furiosa la chica. –Parece que es de noche aun.

– Eso es, porque lo es… la diferencia de hora 15, arriba chicos… y vean con ustedes.

Tallándose los ojos, miraron con asombro una enorme torre iluminada a lo lejos, habían caído en una colina, estaban, a los pies de la Ciudad Blanca.
avatar
AbdielGames

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 03/03/2015
Edad : 24
Localización : Circo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: de vuelta a la ciudad

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.